Tanto las organizaciones de compra como los proveedores pueden beneficiarse de las ventajas del aprovisionamiento electrónico, por ejemplo: automatización de la recepción de pedidos, reducción de los costes asociados, reducción de errores y devoluciones y, sobre todo, el valor añadido a la utilización de un nuevo canal de venta: Internet.