La utilización del e-procurement podría permitir a algunas compañías reducir los costes de sus compras y de tiempo invertido en sus procesos hasta en un 70 por ciento.